Cuando Dios creó al hombre, Adán no operaba en la unción. Después de la caída es que Dios le da la unción. En Lucas 18, vemos a Jesús afirmando que “el Espíritu de Dios está sobre mí para…” es decir, Jesús reconoce que tiene una asignación. El poder de Dios tiene muchos aspectos. La unción es apenas uno de ellos. Dios ungió al hombre después de la caída para algo. Nosotros necesitamos la unción en la Tierra, no en el Cielo. En el Cielo existe la Gloria. Cuando el hombre cae, entonces, Dios nos da el Ministerio Quíntuple, pero establece un límite: hasta que todos lleguemos a la estatura del varón perfecto.

Los días vienen en que un simple cristiano ponga sus pies en un hospital y al pisar el hospital, todos los enfermos serán sanados. Nuestro llamamiento es santo, no depende de nuestras habilidades, es desde antes de la fundación del mundo. Ayer les hablé que a cada uno Dios nos dio una medida. La medida de Cristo es los cinco ministerios. Cuando rechazamos algún ministerio, rechazamos parte de la medida de Cristo.

Un hombre de negocios dirá, cómo puedo sacar de los cinco ministerios, o cómo puedo recibir de un profeta. Jesús nos enseña que el Reino es un Reino de recompensas. Por eso, cuando usted recibe a un profeta, tiene recompensa de profeta.

Usted necesita : Recibir ese manto y Reconocerlo

Hay una diferencia entre recibirlo como el hombre de Dios y en reconocer la palabra que él trae como la palabra de Dios. Además, debe honrarlo. Ud no tiene derecho a sacar del manto de un hombre si no invierte en ese manto, si no sirve a ese manto. Hay quienes me dicen, pastor me puede pasar su manto. Yo le digo “no puedo”, porque el manto es mi vida, si lo hiciera me quedaría poco tiempo en la Tierra. El manto es mi cobertura.

Cuando recibimos al hombre y su manto y sembramos en ese manto, tenemos acceso al sistema de recompensas. No sólo honremos a los que están arriba, también honre a los que están a la par y alos que estén debajo.

Provervios 27:7 El hombre saciado desprecia el pan de miel, pero para el hambriento, aun lo amargo le es dulce.

En esta casa, el pan de miel es abundante. Aun en África, mis materiales son apetecidos. y leyéndolos la gente se libera y los brujos se convierten. En el momento que usted se sacia, usted paró el avivamiento de Dios en su vida.

¿Cómo beneficiarnos si no pertenecemos a los cinco ministerios?

Jesús no buscó a nadie para elegirte. Dice Efesios “Y Él mismo constituyó…”

¿Quién es un apóstol?

Es un apostolos o enviado. Un apóstol es un hombre con una asignación y una misión específica. En los días de Alejandro el Grande, él tenía una flota, parecida a los “Navy Seals”, él la llamaba la flota apostóilica y el líder de esa flota se llamaba apostolo, eran 12, y eran entrenados para sobrevivir en todo y tenían una asignación, llegar a un lugar, tomar al jefe de ese lugar, derrotarlo y plantar la bandera de Alejandro El Magno.

La gente debe conocer al apóstol Maldonado por algo especial. He escrito más de 30 libros. Pero mi asignación especial es abrir nuevos territorios. Dice la Biblia, y primeramente puso apóstoles. Significa el que va adelante, los que decimos lo que Dios está diciendo y haciendo ahora. En la historia de la iglesia, por un tiempo fueroin clasificados como herejes. Cuando usted no entiende algo, lo rechaza y critica lo que no conoce.

Muchos de ustedes quieren ser apóstoles, pero Jesús dijo que deben estar preparados para el rechazo, la persecución y la crítica. Uno de los gozos de un apóstol es la habilidad de descubrir nuevos territorios. Jamás me he conformado. Mi mentalidad está hecha para ir siempre hacia adelante. El apóstol es visionario, está viendo dos generaciones adelante, es un hombre con visión. Yo no pierdo mi tiempo.

¿Qué es una revelación apoostólica?

Es la que está en el filo cortante de lo que Dios está diciendo. Un apóstol no tiene tiempo que perder. ¿Tenemos tiempo para descansar? Claro que sí. Pero tengo una misión que cumplir. Cuando comencé el ministerio, Dios me dijo, te daré el 10% de la ciudad de Miami. Así que soy un hombre con una asignación específica, he sido enviado por el Rey, para conquistar, para derrotar, para destruir y luego para edificar.

¿Cuáles son las herramientas con las cuales el apóstol edifica?

La Sabiduría. Educación no es lo mismo que sabiduría. Conozco muchos educados que son estúpidos. No estoy en contra de la educación, al contrario, exhorto a mis jóvenes a que se gradúen. Lo que hace a un hombre sabio, es que teme a Dios. Hemos sustituido la educación por el carácter. Un joven sale de la universidad y sale el mismo rebelde que entró. Que Dios nos ayude a levantar universidades que formen el carácter del hombre. No toda la teología está fundamentada en el temor de Dios. Soy un edificador de seres humanos. Pastores aprendan a edificar su iglesia. Pon bloque por bloque. Haga su edificio más grande. Un sabio edificador es como un francotirador. No edificamos a la loca. Somos sabios edificadores. Hay muchos de ustedes que no tienen el ADN de nadie. Yo no traigo hombres a mi iglesia porque tienen un gran nombre, sólo traigo hombres que edifican mi iglesia. No puedes tener varios padres. Igual que no funciona en lo natural, tampoco funciona en lo espiritual. Hay muchos que tienen un arroz con mango en su espíritu. No lleve gente a sus conferencias, que vayan a entretener su iglesia. Hay gente que habla mucha teología y al final no queda nada. Los hijos espírituales míos han sido formados para ser edificadores.

¿Cuáles son las herramientas de un albañil o de un carpintero? ¿Cuáles son las herramientas de un apóstol? La sabiduría. ¿A quién se va a pegar como hombre de negocios? Dice Deuteronomio 8:18 Yo te he dado poder para hacer riquezas. Uno de los aspectos del poder de Dios en el área de las finanzas se llama RIQUEZA. Poder para hacer riquezas. Riqueza no es sólo dinero. Riqueza es también lo que yo llamo FAVOR. Si tienes favor, tienes riqueza. El favor te da influencia. No necesitas dinero para hacer dinero. Necesitas favor. Cuando Dios te da favor, te da influencia y la influencia es con la gente que tiene el dinero. Dios te da riqueza para que hagas más riqueza.

Edifica con Revelación o conocimiento revelado. Es muy difícil que a un verdadero apóstol lo escuches enseñando lo mismo. Mucha gente se llama apóstol y tienen sólo ocho mensajes. La revelación es lo que aprendes y sabes sin haberlo aprendido ni sabido. Los secretos de la riqueza están en Jesús. Aquellos que van a buscar libros de sicología para ayudar a la bipolar que tienen en la iglesia… ¡el mundo no tiene nada que enseñarme! Cuando no enseñas revelación, la gente no cambia. Pero cuando enseñas con revelación, la gente cambia.  Por qué se estancan los avivamientos, porque hasta donde llega tu fe, hasta allí llega lo que Dios puede hacer. Sin revelación ni experiencia, la gente sólo tiene una opinión. Si tienes una revelación del discipulado, pruébamelo. Cuántos discípulos has formado, cuántos mentores has formado. Los avivamientos terminaron porque faltaron los apóstoles. Cuando hay algo nuevo, como el apóstol es quien va adelante, es quien lleva todos los palos. En muchos países de Latinoamérica me han criticado por los milagros, pero todos ellos sólo tienen una opinión. Nunca han visto a un ciego ver, a un cojo recuperar la pierna, a un sordo oír, a un mudo hablar…

Pastores, si usted no tienen revelación, usted va a venir a ser irrelevante. La gente está cansada de oír lo mismo. Toda revelación te lleva a una experiencia. La religión no tiene experiencia. Buda, no te cambia. Pero lo que estoy dando ahora, está cambiando tu corazón. La revelación te confronta. La revelación es la jrema, que te habla y te da dirección. Necesitas una palabra para hoy. La sabiduría del apóstol es la que te dice cómo hacerlo.

"Y él mismo constituyó a unos, apóstoles; a otros, profetas; a otros, evangelistas; a otros, pastores y maestros, a fin de perfeccionar a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo".
- Efesios 4:11-12